Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

La Concejalía de Medio Ambiente de Logroño realiza una campaña de control de plagas con métodos naturales alternativos a los químicos

06
Jul
2020
20200706_José Manuel Zúñiga

La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Logroño está llevando a cabo una campaña de control de plagas en los parques de la ciudad a través de diferentes métodos naturales y nuevos sistemas alternativos a los métodos químicos.

El control de plagas que se realiza en Logroño desde la Concejalía de Medio Ambiente cumple con los objetivos del “Real Decreto 1311/2012 de 14 de septiembre, por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios”, en el cual se indica que se debe fomentar la gestión integrada de plagas y planteamientos alternativos a los métodos químicos para su control.

José Manuel Zúñiga, concejal de Medio Ambiente, ha explicado que en el Ayuntamiento “se ha reducido el uso de productos de origen sintético y tendemos al residuo cero. Además, desde el año pasado dejamos de utilizar sustancias herbicidas con glifosato (N-fosfonometil-glicina) como principio activo y para el control de plagas realizamos una simbiosis entre la lucha biológica, métodos culturales y nuevos sistemas”.

La lucha biológica contra las plagas, ha explicado, “consiste en la utilización de insectos depredadores, parasitoides y otros organismos vivos que son capaces de controlar de manera natural las plagas que atacan a nuestras plantas, sin perjudicar el medio ambiente”.

La convivencia de la ciudadanía con el resto de seres vivos que nos rodea, ha señalado, “normalmente es excelente, pero a veces, por circunstancias climatológicas o estacionales es necesario realizar un control poblacional para evitar que deriven en plaga o atajarlas una vez que se han desarrollado”.

El monitoreo que se realiza desde la Unidad de Medio Ambiente de las especies propensas a convertirse en plaga es muy diverso y van desde los conocidos estorninos a caracoles, hierbas adventicias, procesionaria del pino, cameraria en castaños, galeruca en olmos, psila, tigre del plátano, pulgón, cochinillas, oidio, Abraxas pantaria, etc.

Los principales insectos que se utilizan en la lucha biológica son:

-Aphidus colemani.- Insecto parasitoide de los pulgones. Pone sus huevos en el cuerpo del pulgón y lo seca dejándolo como una momia.

-Adalia bipunctata(mariquita de dos puntos).- Insecto muy voraz depredador de numerosas especies de áfidos (pulgones.

-Anthocoris nemoralis.- Conocida como "chinche pirata", es autóctona y depreda muchas especies de insectos plaga mostrando especial preferencia por las psilas.

-Chrysoperla carnea.- En estado larvario es un depredador generalista de ácaros, pulgones, etc.

-Bacillus thuringensis (conocida como palomilla del maíz).- Es una bacteria que habita en el suelo, y que se utiliza comúnmente como una alternativa biológica al plaguicida porque posee propiedades insecticidas.

Durante esta campaña se han realizado sueltas de :

-Aphidus para control pulgón en árboles de la especie catalpa del Parque del Ebro.

-Adalias o mariquitas para el control de pulgón en arces del Espolón, tilos del Parque del Carmen, tilos del Parque Gallarza y tilos de la Plaza Primero de Mayo.

-Antocóridos (chinche depredador) y crisopas para tigre del plátano en Plaza Escocia y Plaza Hagunia.

El concejal de Medio Ambiente ha aclarado que estos insectos que se utilizan para el control de plagas en los árboles de los parques “no suponen ningún riesgo para las personas y no pican, por lo que no hay que alarmarse al verlos en los parques”.

Otros de los sistema que se utilizan para el control de plagas en la ciudad se centra en la lucha biotécnica, a través de la colocación de feromonas sexuales para procesionaria en pinos y cedros. Esta técnica permite saber con antelación el momento en que se va a producir la eclosión de los huevos y determinar así cuándo se deben realizarse los tratamientos químicos. Asimismo se utiliza esta feromona sexual como método de control mediante captura masiva de los machos en trampas cebadas con estas sustancias, evitándose la fecundación de las hembras. Para la captura de las orugas de procesionaria se colocan también trampas en los árboles.

El uso de trampas con feromonas sintéticas es una práctica que también se lleva a cabo para el control de la cameraria del castaño y de tomicus destruenens que afecta a diferentes especies de pinos.

Por otra parte, la Unidad de Medio Ambiente también realiza prácticas culturales de control de plagas como el lavado con jabón potásico-fosfórico en ataques muy localizados en los que la mayor molestia es la que genera el exceso de melaza provocada por la presencia de pulgón, psila o cochinilla. En estos casos se utiliza este producto muy respetuoso con las hojas de los árboles así como los insectos predadores de la plaga, que ejerce de agente limpiante de la melaza y además reduce la población del pulgón. De esta forma se elimina la molestia sin frenar el desarrollo natural de los depredadores naturales permitiendo su evolución hasta conseguir el equilibrio.

Además, se cortan y queman los bolsones de procesionaria; se usan biofortificantes y extractos vegetales, productos que ayudan al árbol a defenderse de lepidópteros, pulgones, mosca blanca, ácaros, cochinillas y trips, y previenen algunas enfermedades como oidios y phitoptoras; y biofortificantes a base de aminoácidos para que la planta no gaste energía en transformación de los nutrientes.

Otro medio que es usado en el control de plagas es la endoterapia en arbolado, una técnica alternativa que utiliza materias activas inyectándolas directamente en el tronco de los árboles e incorporándolas al sistema vascular para su rápida traslocación a todos las partes del árbol. La principal ventaja del sistema es que no existe pulverización externa, lo que permite el tratamiento en zonas transitadas, a cualquier hora y en presencia de niños y mascotas. No requiere medidas adicionales de protección. Este procedimiento se aplica sobre todo en castaños de indias para combatir la cameraria y se está incorporando en plátano y olmo.

Todas estas actuaciones, ha recalcado José Manuel Zúñiga, “forman parte de la defensa de la biodiversidad que proponemos desde la Concejalía de Medio Ambiente, que redunda en un mejor estado sanitario de nuestro arbolado y, en definitiva, en la defensa de ese Escudo Verde que nos protege y que, desgraciadamente, durante mucho tiempo se ha descuidado actuando sobre él con métodos químicos agresivos que, aunque lograban resultados inmediatos eran totalmente perjudiciales para nuestra salud y para la defensa de la biodiversidad, creando un desequilibrio que provocaba que cada vez las plagas fueran más frecuentes y molestas para la ciudadanía”. Los nuevos métodos, ha añadido, “en algunas ocasiones no serán inmediatos pero sí más duraderos en el tiempo. Con la ayuda de todos y todas iremos con siguiendo que ese Escudo Verde se vaya haciendo más fuerte y saludable y así nos proteja cada vez más”.