Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

El Ayuntamiento ha adelantado la campaña de control de estorninos y reduce en agosto la colonia de 9.000 a un centenar de ejemplares

08
Sep
2020
20200908_Presentación Zúñiga campaña estorninos

El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Logroño, José Manuel Zúñiga, ha explicado esta mañana la campaña de control de estorninos que este año se ha adelantado su inicio a agosto y que en tan solo un mes ha logrado reducir su presencia en el casco urbano de 9.000 ejemplares a un centenar.

Este servicio de control de estorninos fue adjudicado a la empresa Larus Control, S.L.N.E., cuyo trabajo, según ha apuntado el concejal, “dado los problemas detectados en diferentes zonas de la ciudad desde julio, se decidió adelantar al uno de agosto y se prolongará hasta el 31 de marzo”.

El contrato del servicio de control de dormideros de estorninos en situación de plaga mediante su ahuyentación de las zonas urbanas del municipio de Logroño tiene una duración de dos años y se adjudicó por un precio de 64.130 euros.

Los trabajos de control de estorninos se realizan desde el anochecer, a partir de las 20:30 horas, hasta el amanecer, hasta las 7:30 horas. Ante el gran número de localizaciones con estorninos se realizó una labor previa para determinar las áreas afectadas por la presencia y los desplazamientos poblacionales de estorninos dentro del casco urbano.

Tras estos trabajos de control poblacional, ha indicado el concejal Zúñiga, “se definieron dos grandes zonas con un total de 9.000 estorninos negros y pintos: una que engloba los parques y zonas verdes de Logroño que se encuentran en el entorno más cercano al río Ebro, con un gran dormidero en el Parque del Carmen; y otra zona que ocupa prácticamente todo el barrio de Yagüe, donde se haya el mayor dormidero de estorninos registrado en el casco urbano y que está ubicado en el Parque del Horcajo, con una población cercana a 5.000 ejemplares”.

Además, ha informado, “también se han detectado dos dormideros secundarios fuera del casco urbano. Todas estas zonas están siendo vigiladas semanalmente para impedir la entrada de nuevos bandos”.

El concejal de Medio Ambiente ha detallado que “tras el censo inicial, se comenzaron los trabajos de control poblacional, consiguiéndose en los tres primeros días desplazar a la mayoría de la población de estorninos, así de los 9.000 ejemplares registrados quedaron solo unos 1.000, cifra que se redujo a menos de 500 en la primera semana, reduciéndose de esta manera considerablemente las molestias en las zonas afectadas”.

Las técnicas utilizadas principalmente en los trabajos de control y dispersión han sido: sonidos de alarma móviles, vuelos controlados de aves rapaces, pirotecnia de baja intensidad el primer día, luces de alta intensidad y sonidos de percusión. También se ha contemplado el uso de láser, cañón de gas y de drones.

Estos trabajos, ha indicado Zúñiga, “se han basado principalmente en la introducción de un miedo real con el uso de aves rapaces, que se han volado en distintas zonas y en diferentes horarios, acompañados además del resto de métodos seleccionados”.

Durante la segunda semana, ha añadido, “se continuó con los trabajos de control y seguimiento de las zonas afectadas y se atendieron y resolvieron las quejas registradas sobre estorninos en la Plaza de la Constitución y en la Plaza Joaquín Elizalde, donde se establecía 300 ejemplares. Al final se consiguió reducir la población de estorninos a un número mínimo de individuos para impedir un efecto llamada y evitar nuevas entradas masivas”.

Tras las primeras semanas de control poblacional, ha concluido José Manuel Zúñiga, “se han reducido las cifras de estorninos quedando una población residual de estorninos que se consideran residentes del entorno urbano y que no afectan a las zonas donde se establecen. Aun así, la empresa sigue realizando visitas de seguimiento y se mantiene la vigilancia semanal de todas las zonas verdes en las que se suelen establecer, prestando atención a otros posibles dormideros que se puedan crear hasta el inicio de la época prenupcial, que es cuando se produce la dispersión de los bandos urbanos”.