Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

El Ayuntamiento de Logroño deja de utilizar el herbicida glifosato en el tratamiento de los parques y jardines y defiende la naturalización de los espacios urbanos

10
Mar
2020
20200310_concejal Medio Ambiente

El Ayuntamiento de Logroño deja de utilizar el herbicida glifosato para el tratamiento de los parques, jardines, carreteras y redes de servicio de la ciudad. El glifosato se sustituirá por otros métodos no contaminantes que no dañen la salud ni el medioambiente.

El concejal de Medio Ambiente, José Manuel Zúñiga, ha subrayado: “tal y como nos comprometimos al poco tiempo de llegar al gobierno, el uso de productos derivados del glifosato en nuestros parques y jardines ha llegado a su fin. Esta medida responde a las mociones que presentamos y fueron aprobadas en el Pleno municipal en la anterior legislatura hasta en dos ocasiones y que ahora vamos a hacer realidad”.

Los herbicidas, fungicidas e insecticidas se han usado durante 40 años en todo el mundo sin conocer los efectos que producen sobre los seres vivos, y, ha indicado, “la realidad es que han contaminado nuestro aire y nuestros suelos y al filtrarse a través de estos, nuestra agua. Su uso además ha reducido considerablemente la biodiversidad, que ha ido desapareciendo poco a poco de nuestras calles. Pero no solo perjudica seriamente al medio ambiente, estudios científicos y sentencias multimillonarias han demostrado que también es perjudicial para los seres humanos”.

La Concejalía de Medio Ambiente defiende la naturalización de los espacios urbanos, por lo que se permitirá que las hierbas aparezcan en alcorques y terrizos de forma natural, como una opción más ecológica, ya que forman parte de la biodiversidad vegetal de la ciudad.

Según ha indicado José Manuel Zúñiga, “los químicos nocivos que se venían usando serán sustituidos por otros no contaminantes o directamente por métodos manuales o mecánicos cuando sea necesario. En esos casos, usaremos técnicas que no generen dudas para la salud de la ciudadanía, que podrá pasear por los caminos y disfrutar de los parques públicos respirando un aire más limpio y pisando un suelo más preparado para el cambio climático”.

A partir de ahora, ha señalado el concejal de Medio Ambiente, “vamos a vivir el paso hacia una nueva jardinería sostenible que también será nuestro primer paso en la naturalización de Logroño. En nuestros solares y alcorques brotará la vida con más fuerza que nunca y las cunetas serán más verdes. Veremos como las herbáceas crecerán más indicando que tenemos suelos más sanos y fértiles”.

Esta nueva forma de concebir la ciudad, ha añadido, “permitirá que nuestros jardines se llenen de mariposas, mariquitas y grillos y los pájaros encontrarán en ellos nuevos hábitats con alimento”. Además, “la nueva vegetación descontaminará el aire y sus raíces protegerán el suelo, que mejorará la retención de agua y ayudará a regular la temperatura de la ciudad. Todo ello nos ofrecerá en conjunto un nuevo escenario más verde y saludable donde primará la vuelta de la biodiversidad”.

Glifosato

El glifosato es el herbicida más utilizado en el mundo para eliminar las malas hierbas. El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la OMS (IARC, por sus siglas en inglés) lo incluyó en 2015 en su lista de sustancias que probablemente causan cáncer, la 2A. Mientras, las agencias europeas y americanas insisten en su seguridad.

La Unión Europea renovó en 2017 su autorización y lo hizo dividida (18 países votaron a favor y 9 en contra) y por cinco años en lugar de los 15 habituales. Alrededor de esta sustancia existe un gran debate debido a una sentencia que obliga a la empresa comercializadora, Monsanto, a indemnizar con más de 1.800 millones de euros a un matrimonio de Estados Unidos que enfermó de cáncer tras utilizar un producto basado en el glifosato. Austria ha prohibido su uso, convirtiéndose en el primer país de la Unión Europea en realizarlo.