Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

La alcaldesa anuncia la licitación de la remodelación del Puente de Piedra y de la ampliación del Camino de Santiago en el primer semestre de este año, tras conocer su financiación por el 1,5% Cultura

12
ene
2018
La alcaldesa junto a los planos de los proyectos financiados

“Trabajamos ya en los pliegos de condiciones de unos proyectos que hemos ido redactando y preparando para ejecutarlos cuanto antes”

Gamarra muestra su satisfacción por la inclusión en el programa estatal, con la concesión de 1,17 millones, de unas actuaciones que “suponen la recuperación de nuestro patrimonio pero también progreso económico, social y medio ambiental para la ciudad”

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, ha comparecido esta mañana ante los medios de comunicación después de que ayer el Ministerio de Fomento confirmara que dos proyectos de Logroño obtendrán fondos de la convocatoria del 1,5% Cultural; y tras una reunión mantenida a primera hora de hoy con técnicos municipales para impulsar la ejecución de los mismos.

“Empezamos 2018 de la mejor manera posible. Dijimos que sería un año de proyectos importantes y lo comenzamos con dos de ellos -la ampliación del Camino de Santiago, de El Arco a La Grajera, y la rehabilitación del Puente de Piedra- financiados en un 60 por ciento por el Gobierno Central. Habíamos ido trabajando en ellos, por lo que puedo anunciar que podremos licitarlos en el primer semestre de este año e inicio de las obras en 2018”.

De hecho el del Camino hasta La Grajera ya está redactado y se dispone de un anteproyecto para la rehabilitación del Puente de Piedra. La intención municipal es licitar cada uno por separado, aunque en un plazo temporal similar, dentro de la primera mitad del año.

Como ha señalado la alcaldesa, “son actuaciones relevantes, vinculadas a la Ruta Jacobea y, por lo tanto, a nuestra cultura y a la recuperación de nuestro patrimonio. Pero son también planes de regeneración medio ambiental y de impulso social y económico”.

En este sentido, hay que considerar que anualmente más de 65.000 peregrinos se albergan en la ciudad, con un impacto directo en nuestra economía que se ha calculado en 2,5 millones de euros.

La alcaldesa ha recordado alguno de los principales detalles de los proyectos que Logroño abordará con el apoyo de estos fondos estatales. La inversión total se ha estimado en 1,9 millones, de la que el 60 por ciento aproximadamente quedará cubierta por este programa ya que la cantidad asignada asciende a 1.171.248 euros. Como ha resaltado Gamarra, “nos han concedido la totalidad de lo solicitado y, aunque se trata de una concesión provisional a falta de elevarla a definitiva, la comunicación nos sirve para impulsar el trabajo que ya habíamos estado realizando”.

El primero de los proyectos tiene como objetivo la rehabilitación del Puente de Piedra, que garantiza la permeabilidad de nuestra ciudad entre las dos márgenes del río Ebro y que es recorrido a diario por numerosos peregrinos de camino hacia Santiago de Compostela, de hecho en una de la casetas del Fielato se ubica el punto de información al peregrino. Se trata de una construcción de 1884, de 198 metros de largo y 7 arcos, que sustituyó a la original estructura del siglo XII tras el derrumbe que sufrió en 1871. Periódicamente el Ayuntamiento lleva a cabo actuaciones de limpieza, mantenimiento y reparación de elementos concretos que es necesario restaurar; pero el paso del tiempo ha provocado determinadas deficiencias cuya subsanación es preciso abordar con una reforma integral de esta estructura. Se acometerá por tanto “su acondicionamiento general, con la limpieza de manchas de humedad, la recuperación o sustitución de los sillares más afectado por la erosión y la reparación de los daños causados por la acumulación de suciedad o de brotes vegetales”.

La actuación contempla la eliminación de la actual mediana y la habilitación de una calzada de seis metros -sobre el total del puente, de 10,30 metros de ancho- dividida en dos carriles de circulación con aceras de 1,52 metros y unos bolardos a cada lado que delimitarán la zona de tráfico rodado del peatonal para garantizar su seguridad.

En los bordes exteriores del puente se colocarán dos impostas por cuyo interior discurrirán los cables de servicios. Sobre ellas, unas barandillas metálicas con un diseño relacionado con la vegetación propia de la ribera del río. Se instalará nueva iluminación, con tecnología led pero adaptada al soporte de farol clásico y con farolas ancladas sobre las 16 pilastras de piedras. Esta iluminación se reforzará con otra de tipo monumental desde proyectores situados bajo las bóvedas del puente.

El proyecto tiene un presupuesto de licitación de 876.409,6 euros (más IVA) y un plazo de ejecución estimado de un año. Respecto a la ampliación del Camino de Santiago, desde El Arco a La Grajera, la alcaldesa ha comenzado señalando la utilización intensiva que diariamente concita esta senda, tanto por peregrinos como por caminantes y deportistas de la ciudad. “Se plantea dar más anchura –casi el doble de la actual- a los 2.200 metros de este tramo a fin de que pueda acoger con seguridad y comodidad tanto el tránsito peatonal como el ciclista”.

“Dentro, además, de un modelo de ciudad sostenible y medioambientalmente responsable”. Ya que supone una intervención de mejora medioambiental al incluir tareas de reforestación, con la plantación de más arbolado y especies arbustivas. La ampliación se desarrollará por la margen izquierda del camino existente con tres metros más -en estos momentos la plataforma es de 4 metros de anchura-, manteniendo las alineaciones de los árboles plantados actualmente que quedarán en la parte central del paseo, actuando como línea divisoria entre la zona peatonal -la nueva- y la destinada a ciclistas y patinadores -el camino actual-. Los dos espacios confluirán en el paso sobre el camino de la Barranca -que da acceso al campo de golf-, que se amplía hasta los 6,4 metros, dos más que los actuales.

A partir de aquí la vía será una sola, de una anchura de seis metros, a fin de no afectar a la vegetación que existe ya en las proximidades del pantano de La Grajera, en el espacio natural de mayor interés de la ciudad.

En conjunto, la actuación consistirá en la ampliación de la estructura, la reparación del camino actual, la plantación de cinamomos o moreras en la margen izquierda y la colocación de bancos y papeleras a lo largo de todo el recorrido, además de un área de descanso con aparcabicis.

El proyecto establece un presupuesto de licitación de 736.881 euros (más IVA) y un plazo de ejecución de 6 meses.