Mostrar menú secundario

El Ayuntamiento de Logroño contará con un espacio de esparcimiento de 1.000 m2 en el Centro Municipal de Acogida de animales

19
Jan
2021
20210119_Amaia Castro

La concejala delegada del Área de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Logroño, Amaia Castro, ha anunciado esta mañana la construcción de un nuevo espacio de esparcimiento en el Centro Municipal de Acogida de Animales de aproximadamente 1.000 m2.

Las obras de esta área de esparcimiento, que cuentan con un presupuesto de 26.475,65 euros, se iniciaron ayer lunes y tienen previsto un plazo de ejecución de dos meses.

El Centro Municipal de Acogida de Animales, ha explicado la concejala, “tiene la finalidad de prestar el mejor servicio de acogida posible, en unas instalaciones que priorizan las condiciones higiénico-sanitarias y de seguridad de los animales albergados”.

El pasado año, ha detallado Amaia Castro, “las intervenciones han incidido especialmente en el bienestar de los animales. Con este fin, se han mejorado las instalaciones acondicionando los boxes, aumentando su aislamiento y dotándolos de lechos/camas para evitar que los animales duerman sobre el suelo”.

Desde el área de Bienestar Animal de la concejalía de Medio Ambiente, ha destacado, “siguiendo con este compromiso de garantizar el bienestar animal, ha promovido la construcción de esta zona de esparcimiento canino, anexa al edificio ya existente”.

Esta iniciativa, ha explicado, “viene a cubrir la necesidad de disponer de un área específica acotada de esparcimiento, ya que hasta ahora los perros no tenían posibilidad de salir de sus cheniles/boxes, salvo contadas excepciones”.

“El proyecto de esta área de esparcimiento contempla dos zonas diferenciadas, una para animales pequeños y otra para animales grandes, quedando así estos separados en función de su tamaño o peso”, ha añadido la concejala Castro.

Tras esta intervención, ha adelantado, “se pretende poner en marcha diferentes programas de voluntariado, así como acciones que faciliten la socialización de los animales, especialmente con los de mayor peso y tamaño o de los perros considerados potencialmente peligrosos, para facilitar su adopción”.

En la presente legislatura el Ayuntamiento de Logroño ha expresado su voluntad de impulsar el bienestar animal como un compromiso de ciudad y un objetivo político. Consecuentemente, lo ha reconocido como competencia municipal en la estructura política y administrativa y la ha dotado de recursos humanos, técnicos y económicos a fin de asegurar los objetivos planteados.

En este sentido, la concejala del Área de Bienestar Animal ha destacado que “la sociedad ha ido evolucionando en favor de la defensa, la protección y el bienestar de los animales, pero todavía queda mucho camino por recorrer”.

En su opinión, “es necesario consensuar acciones para inculcar el respeto hacia los animales y su defensa y protección desde las edades tempranas, mediante planes educativos y contar con la implicación de las entidades que trabajan por el bienestar animal, fomentando el intercambio de información”.

Con esta finalidad, en julio del año pasado, el Ayuntamiento de Logroño constituyó la Mesa de Bienestar Animal y Tenencia Responsable, integrada por los diferentes grupos políticos municipales, representantes del Colegio de Veterinarios de La Rioja, de las asociaciones protectoras de los animales, de las Federaciones de Asociaciones de Vecinos de La Rioja y de Logroño, entre otros.

La concejala delegada Amaia Castro presentó en la última reunión de la Mesa de Bienestar Animal y Tenencia Responsable celebrada en diciembre las acciones llevadas a cabo durante el año en el Área de Bienestar Animal como, por ejemplo, las mejoras en el Centro de Acogida de Animales, la ampliación del contrato de gestión del centro para fomentar las adopciones, la creación de los cursos de civismo canino y la nueva campaña navideña de concienciación contra el abandono y para promover las adopciones

También, informó sobre el presupuesto para este ejercicio, en que se incluyen, entre otros asuntos, la redacción del Plan Director de Zonas de Esparcimiento Canino o el aumento de las partidas de subvenciones y campañas de concienciación.