Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

El nuevo parque sobre el soterramiento está prácticamente terminado, con la siembra y las plantaciones realizadas, según fue el compromiso del Ayuntamiento y el Gobierno Regional

05
jun
2019
parque soterramiento

La alcaldesa y el consejero de Fomento han visitado la zona, certificando la buena marcha de los trabajos y de la transformación vinculada al soterramiento que incluye la construcción de la Estación de Autobuses y el Nudo de Vara de Rey

La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, y el consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, se han trasladado esta mañana a visitar el nuevo parque de más de 27.000 metros cuadrados que la ciudad ha ganado en la zona del soterramiento de la vía del tren y que -”tal como nos comprometimos”, en palabras de la alcaldesa- está prácticamente terminado en esta primavera.

Es “un gran espacio verde en el corazón de la mayor transformación que ha experimentado la ciudad en décadas”. Un cambio radical que culmina la fase I del soterramiento de la vía férrea, en la que además del parque se ha construido la Estación de Tren, se termina la de Autobuses y se dota a todo el conjunto de una nueva reurbanización y ordenación viaria que llega hasta el Nudo de Vara de Rey, actualmente en plenas obras.

Como ha señalado el consejero, “las obras de la primera fase del soterramiento encaran su recta final. Una actuación emblemática, fruto de la colaboración entre las tres administraciones (central, regional y local), que contribuye no sólo a la transformación urbana de Logroño sino también a la modernización de las infraestructuras de comunicación y transporte en La Rioja para favorecer los desplazamientos de riojanos y visitantes”.

El recorrido ha comenzado por la zona de Marques de Larios, para tomar la ladera sobre la cubierta de la nueva estación y continuar por la explanada que prácticamente llega hasta Vara de Rey. Son 27.332 metros cuadrados que se anexionarán a los 35.000 ya existentes en el parque Felipe VI. En concreto en esta ampliación se distinguen tres zonas: el parque sobre la cúpula (3.075 metros cuadrados); el parque sobre la estación (8.912 metros cuadrados) y el parque del oeste (15.335 metros cuadrados).

Las plantaciones han sido realizadas, aprovechando el momento idóneo para estas labores, y únicamente falta completar el lago de 300 metros cuadrados cuyo perfil se puede observar claramente. Así, se han sembrado 8.335 metros cuadrados de césped; se han plantado 5.730 metros cuadrados de herbáceas y 10.053 unidades de arbustos. Además, se ha dispuesto de nuevo arbolado en lo más próximo a la prolongación de la calle Belchite. En el entorno del Nudo de Vara de Rey, según está previsto en el proyecto de reurbanización, se plantarán 70 árboles y 1.540 arbustos.

El nuevo parque está incluido en el proyecto de construcción de la nueva estación de autobuses, que supone una inversión de 13,5 millones de euros que es asumida en un 56 por ciento por Ayuntamiento y Gobierno de la Rioja y el resto por la Sociedad Logroño Integración del Ferrocarril 2002 (LIF 2002). La UTE que ejecuta las obras es la formada por Vías y Construcciones y las riojanas Ismael Andrés y Agua y Jardín.

Nueva estación de autobuses

La estación de autobuses ocupa una superficie total de 9.412 metros cuadrados, con un vestíbulo de 560 metros cuadrados, una cafetería de 248 metros cuadrados y otra en la planta superior de 261 metros cuadrados. Dispondrá de una entreplanta para servicios técnicos de 285 metros cuadrados, una zona de espera de 1.081 metros cuadrados, una zona peatonal junto a las dársenas de 1.662 metros cuadrados y 4.982 metros cuadrados para el tráfico y parada de autobuses. Habilitará 27 dársenas en servicio y 13 en espera.

Como se puede ya apreciar, la entrada de vehículos se producirá por Miguel Delibes, por la fachada sur; siendo un acceso sencillo desde la circunvalación de modo que se minimiza el volumen de tráfico en el casco urbano. La circulación interior será circular, en el sentido de las agujas del reloj y alrededor de una isleta central. La salida se llevará a cabo por Colón.

El acceso peatonal se producirá bien por Colón, frente al de la estación de trenes, aunque también en lo alto de la colina ajardinada, a través de la cafetería de la zona superior, se podrá entrar al interior de la estación.

Los materiales elegidos siguen la misma línea que los utilizados en la estación de tren dado su buen comportamiento ya probado y para dotar al conjunto de homogeneidad al ir a funcionar como un único intercambiador de transportes. Así, el pavimento interior será de material cerámico, las lamas del techo de aluminio y las particiones interiores de tipo muro cortina -en la zona de espera- y de paneles de composite.

El conjunto lo forman los dos edificios exentos pero entre ellos se va a construir una cúpula de estructura metálica, con una planta de 3.075 metros cuadrados, que actúa como nexo de unión, tanto desde el punto de vista visual como funcional. Esta cúpula es también fundamental como elemento de continuidad del parque.