Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

La alcaldesa anima a un trabajo conjunto por la transparencia, “no como algo accesorio sino como el reconocimiento de los derechos que tienen los ciudadanos a los que tenemos obligación de servir”

17
feb
2017
La alcaldesa con el resto de autoridades y participantes de las jornadass

Gamarra ha inaugurado el II TGG Forum, en el que han debatido representantes de todos los partidos políticos y profesionales del ámbito público y privado sobre Transparencia y Buen Gobierno

Trabajemos, hagámoslo todos juntos -la administración con la sociedad y las administraciones unas con las otras- y no olvidemos que la transparencia no es un capricho o algo accesorio. Es el reconocimiento a los auténticos derechos que tienen los ciudadanos a los que tenemos obligación de servir. Tenemos también la responsabilidad de darles el protagonismo que demandan y que necesitan en una sociedad moderna”.

Con este llamamiento a la unidad y a una gestión abierta y participativa ha terminado la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, su intervención en la inauguración del II TGG Forum (Transparency and Good Governance Forum). En este ámbito representantes de los principales partidos políticos y responsables de administraciones públicas y del ámbito privado han debatido sobre lo que Gamarra ha definido como una “profunda transformación cultural de nuestra sociedad”. Un nuevo modelo que sin embargo fue esbozado hace muchos años. Con unas palabras que el ministro de Finanzas de Francia en 1781, Jacques Necker, remitió en aquella época al Rey ha comenzado Gamarra. Hablaba de la visibilidad, frente a la oscuridad, como un elemento fundamental para alcanzar la confianza pública.

Así, la alcaldesa ha destacado que la transparencia es accesibilidad pero también usar, reutilizar y compartir. “Es el paso de una administración pública abierta a una administración abierta de uso y beneficio público”.

“Tenemos que tener muy presente que los datos que obran en manos de las instituciones no son propiedad de sus administradores competenciales sino que son datos públicos y personales -de gran valor político, cultural, social y económico- y que liberarlos para el bien público es conveniente y exigible”.

La alcaldesa ha apuntado también que “Transparencia son obligaciones y derechos. Derecho de todo ciudadano a preguntar que no se corresponde con el derecho de la administración a no contestar. De ahí que los silencios de la administración se consideren siempre positivos”.

Como administración más cercana al ciudadano -”el primer espacio público al que acceden”- los ayuntamientos están muy comprometidos con esta transformación.

Logroño, pionero en Transparencia y Buen Gobierno En ese camino esbozado por Gamarra, y en el que tanto tramo tiene ya recorrido el Ayuntamiento de Logroño, el apoyo en la tecnología es fundamental. En ese contexto se enmarca el trabajo realizado en la ciudad en la plataforma smart city o en la información a la que puede accederse y los trámites que pueden completarse a través de la web municipal, en la que se encuentra alojado el Portal de la Transparencia.

Gamarra ha recordado que Logroño fue la segunda ciudad de España en aprobar la Ordenanza de Transparencia, Acceso a la Información, Reutilización de Datos Públicos y Buen Gobierno. Otro punto de inflexión ha sido la creación de una Dirección General de Transparencia y Evaluación de las Políticas Públicas, fruto del concepto de la transversalidad aplicado a la gestión de una ciudad en la que todas las áreas están interconectadas como lo están en la vida de las personas que residen en ella.

La colaboración es otro de los elementos que fundamentan este nuevo modelo de sociedad. Así, el Ayuntamiento, de la mano de la Federación Española de Municipios y Provincias, fue uno de los impulsores de la Red de Ciudades por la Transparencia y la Participación.

Nuestros esfuerzos han ido dando frutos. Así se observa en la evolución de la calificación obtenida en el estudio que periódicamente redacta Transparencia Internacional, en el que hemos pasado de obtener un 62,5 puntos en la edición de 2008 a un 93,8 en 2014, con puntuaciones de 100 en conceptos tan importantes como la transparencia en contratación pública.

“Estamos viviendo un momento apasionante en lo que es la transformación de una sociedad y en el papel que juegan los ciudadanos; ciudadanos que a través de la Transparencia y el Buen Gobierno se convierten en protagonistas y destinatarios de cualquier actividad política. En esta transformación nuestra sociedad se está comportando con una gran madurez ”. Con estos elementos de responsabilidad y modernidad, -ha concluido la alcaldesa- “tenemos en nuestras manos la aportunidad de cumplir más de 200 años después lo que aquel ministro de Finanzas francés nos decía antes de la Revolución Francesa”.